Qué es la histamina y qué trastornos puede producir

La histamina es una amina biógena, imprescindible para la vida; con ello se quiere indicar que nuestro organismo necesita de su presencia para un funcionamiento biológico correcto.

Cierto es que, aunque sea una amina biógena esencial para vivir, existe la posibilidad de que ciertas personas puedan acumular esta histamina en plasma hasta tal concentración de provocarles reacciones adversas. La acumulación aparece cuando se da una desproporción entra la histamina ingerida o liberada por las células que la almacenan en el organismo, y la capacidad del cuerpo de metabolizarla. Esto ocurre cuando la persona presenta una deficiencia de la enzima DAO (DiAminoOxidasa), enzima responsable de la metabolización de la histamina, lo cual se denomina también Deficit DAO.

Fórmula de la histamina

Fórmula de la histamina

Posibles efectos

Cuando existe esta desproporción entre la histamina aportada de forma exógena y endógena con la capacidad de metabolización, pueden surgir reacciones adversas en diferentes sistemas de nuestro cuerpo de la forma que se detalla a continuación:

  • Sistema Nervioso: migraña, cefaleas, resaca, mareo.
  • Sistema Epitelial: urticaria, piel atópica, psoriasis.
  • Sistema Respiratorio: congestión nasal, asma
  • Sistema Digestivo: síndrome del intestino irritable, estreñimiento, saciedad, dolor de estómago, vómitos.
  • Sistema muscular: fibromialgia, dolores musculares.
  • Sistema óseo: dolores osteopáticos.

Histaminosis alimentaria

Otro de los problemas que puede provocar la histamina es el conocido como histaminosis alimentaria. Se habla de histaminosis alimentaria cuando hay un problema de tolerancia/degradación de la histamina, que es una molécula derivada de un aminoácido esencial, la histidina.

El diagnóstico en histaminosis alimentaria o intolerancia alimentaria se da cuando existe una alteración de la actividad enzimática DAO, es decir, de la enzima responsable de la degradación de la histamina. Al existir una actividad enzimática DAO reducida o muy reducida es cuando se produce la acumulación de histamina en sangre y como consecuencia las posibles reacciones adversas.

Tipos de histamina

  1. HISTAMINA ENDÓGENA: la producida por todos los seres vivos, es un constituyente natural de los tejidos, así pues, la primera fuente de histamina es la propia del organismo humano.
  2. HISTAMINA EXÓGENA: es la obtenida a través de los alimentos. La regulación de esta ingesta de histamina es propia de cada individuo. Si se produce alguna alteración en su metabolismo y no se mantienen las concentraciones normales de histamina en sangre (50-70 mg/l), la libre circulación de esta amina en elevadas concentraciones desencadena efectos no deseados, entre los cuales, migraña, trastornos digestivos, piel atópica, etc.