Como ya comentamos en artículos anteriores, la histamina(enlace al otro artículo) es una amina biógena esencial para vivir, pero que puede llegar a causar problemas serios en caso de que su concentración en la sangre no sea la adecuada a causa de, por ejemplo, un déficit DAO.

Algunos autores proponen eliminar radicalmente de la dieta aquellos alimentos que presentan concentraciones superiores a 20 mg/kg, mientras que otros son mucho más exigentes y consideran alimentos con niveles bajos de histamina los que la contienen en cantidades inferiores a 1 mg/kg. Lo que está claro es que la dosis sintomatológica es mucho más baja en histaminosis que en toxicidad, 15-20mg y 150mg respectivamente, pues la tolerable se encuentra en 100mg/kg en ambos casos.

A continuación se deja expuesta una tabla bibliográfica en la cual se indican concentraciones en histamina de alimentos:

Tabla de las distintas concentraciones de histamina en alimentos

tabla-de-las-distintas-concentraciones-de-histamina-en_alimentos

En ningún alimento coinciden los valores entre distintas fuentes y es que la cantidad de histamina varía según el grado de fermentación en cada caso.

La histamina en otros alimentos

También debe tenerse en cuenta que, a parte de los alimentos ricos en histamina, también hay:

  • Alimentos ricos en otras aminas, a los que se les denomina precursores de histamina, los cuales pueden competir con la histamina por la misma vía de degradación y usan la DAO también para poderse metabolizar.
  • Alimentos liberadores de histamina endógena como:  las frutas cítricas y ácidas, el chocolate, la clara de huevo, etc. Según el departamento de dermatología de la universidad de Bonn, en Alemania, la ingesta de alimentos o fármacos liberadores de histamina endógena, provocan los mismos síntomas que la ingesta de alimentos ricos en histamina Así lo expone también la Sociedad internacional del Déficit de DAO.
  • Alimentos bloqueadores de la DAO: en un lugar destacado se encuentran las bebidas alcohólicas, especialmente el vino y los destilados. En este caso su metabolización no compite con la DAO, sino que la competición viene dada por metabolitos de unos y otros.  El metabolito del alcohol, el acetaldehido (ALGH), compite con los metabolitos de histamina. La consecuencia de la competición entre metabolitos es que los de la histamina se acumulan, terminan inhibiendo la DAO y aumenta la histamina en sangre.

Es importante no caer en el error de pensar que la histamina es buena o mala, y no temer la ingestión de alimentos con histamina. Una alimentación sana y adecuada a nuestro metabolismo y nuestro modo de vida, además de consultas periódicas con un nutricionista de confianza, evitará problemas relacionados con la alimentación.